El negocio de la felicidad y el liderazgo

el-buen-lider

El negocio de la felicidad y el liderazgo

Es curiosa la proliferación de expertos en explicarle al resto del mundo cómo se alcanza la felicidad y la vida plena, cómo se conducen las empresas al éxito y cómo te puedes convertir en un líder aplicando determinados cambios en tu forma de pensar y actuar.

A lo largo de la historia siempre han estado presentes supuestos expertos que a cambio de una módica cantidad de dinero (y a veces no tan módica) harán que tu vida sea plena, que tu empresa lidere el IBEX 35 y que lideres una legión de fieles admiradores. La realidad es que, al igual que timo de la estampita, el tocomocho o cualquier otro tipo engaño, terminarás con una sensación de ser un auténtico idiota, con la cartera vacía mientras la del experto COACH engorda en cada captación de incautos como tú.

Hablando sobre el proceso de ventas con mi buen amigo Jaime Aboy, me contaba que conocía a un comercial que no lograba cerrar ventas, con un ratio de conversiones y unos KPIs desastrosos, pero que, un buen día, se dedicó a explicarles al resto del mundo lo que había que hacer para vender.

Explicaba el método que a él no le había dado ningún éxito, que lo había llevado al fracaso, pero ahora “vestido con la toga académica” había encontrado el modo de darle alegría a su cuenta bancaria a costa de pobres incautos que confiaban en su discurso alentador y motivador.

Representamos con este ejemplo a auténticos vendedores de humo, charlatanes de feria o lo que ya se denomina, los nuevos trileros de primeros de siglo XXI que han creado un auténtico negocio entorno a la felicidad y el liderazgo.

Un profesional es alguien que ejerce una profesión, que es una ocupación dotada de una serie de conocimientos especializados, de una capacitación profesional básica, media o superior (según el caso) que además se corresponde con una titulación oficial otorgada por una entidad acreditada del sistema educativo y académico de un estado y que, a su vez, ofrece un control sobre el trabajo, actividad o servicio, disponiendo, entre otras muchas cosas, de un código ético o deontológico.

Todo lo demás son cursillos y formación no oficial, que incluso puede llevar el sello de alguna universidad por una mera y simple colaboración, pero nunca como titulación de un sistema educativo de un estado.

A veces algún organismo privado con ámbito regional, nacional o internacional emite una titulación sin validez académica estatal que supuestamente capacita a estos coach para el ejercicio de su oficio. Sí, oficio, porque todo aquello que no está regulado por un estado como profesión es un oficio y es muy importante tener en cuenta esta distinción.

Cuando alguien acude a una actividad profesional regulada, como puede ser un médico y el diagnóstico o tratamiento resultan erróneos, le caerá un demanda, pero en el caso del coach ¿cuál será la causa de la demanda? ¿Qué le vas a reclamar? ¿Que tuviste una o varias charlas con él y que no te “curó”? Incluso si lo quieres demandar por estafa lo tendrás complicado.

¿Quiere decir esto que todos los coach son unos estafadores? En absoluto. Hay muchas personas que pueden ayudarte a enfocar tu vida, a cambiar de perspectiva, a mejorar empresarialmente, a liderar tu vida y a tu equipo de trabajo, por su puesto que sí.

Lo ideal para esto es acudir a un profesional, por ejemplo un psicólogo, que es la forma correcta de buscar un verdadero coaching. Porque no acudir a un profesional es como acudir a un componedor o menciñeiro (como le llamamos aquí en Galicia) en lugar de acudir a un médico o fisioterapeuta.

Es cierto que la mera titulación no garantiza los conocimientos, pero tener una titulación oficial ya es un elemento diferenciador y tranquilizador frente a alguien que no la tiene. Si este profesional se ha formado además en coaching en entidades de prestigio ofrece también un valor añadido, pero realmente su formación académica es tan completa que no sería necesaria (siendo muy rigurosos) pero está claro que cualquier tipo de formación complementaria debe ser bienvenida y es una obligación de cualquier profesional.

Es cierto que hay personas que, incluso sin titulación son unos auténticos cracks, que ha nacido para ello, que motivan de un modo extraordinario y que es un placer tratar con ellos y conozco a algunos pero son la excepción, son unos pocos, además de otros mundialmente reconocidos pero no debemos confundirnos, no debemos pensar que cualquier iluminado que se ponga la etiqueta de Coach es honrado y honesto, además de un fenómeno en su oficio.

Cuidado con los vendedores de humo, con los que pretenden que te conformes con lo que tienes y se empeñen en que aceptes las realidades sin más y sin esperanza de mejora, porque lo que único que desean es manipularte para seguir cobrando unas cuantas sesiones más.

La diferencia entre unos y otros quizá pueda quedar clara con la siguiente diferencia de opinión que tuve con uno de estos vendedores de humo. Mi argumento principal era que si una persona está con el fango hasta la cintura no puede conformase con aceptar la situación (que es lo que el vendedor de humo pretende para cobrar más veces) sino que debe pensar que esa situación no es un motivo para no buscar el modo de salir del fango, que estar en el fango no debe ser un impedimento para un pensamiento positivo que conduzca a la búsqueda una mejora en la situación y mientras se busca se debe gestionar el fracaso correctamente para que este fracaso no impida llegar a la meta, que no siempre se logra en el primer intento.

Como dice la frase de la imagen que encabeza este artículo, pronunciada por Confucio, el buen líder sabe lo que es verdad y el mal líder sabe lo que se vende mejor. Aplíquesele pues al coach y busca siempre al mejor profesional y apártate de los vendedores de humo.

Es más, si alguien te promete convertirte en un líder, mira qué equipo humano lidera él, porque curiosamente este tipo de embaucadores no tienen ni personal ni empresa tras ellos. Un líder normalmente no imparte formación de modo habitual, un verdadero líder simplemente lidera. Aprendes de sus actos, no vive de la oratoria.

Si necesitas asesoramiento para conseguir que tu empresa crezca no dudes en contactar con nosotros y solicita un diagnóstico gratuito. En nuestras filas puedes contar con Pablo López que es un auténtico crack y con una gran experiencia a sus espaldas y también puedes contar con un elenco de profesionales que estarán encantados de ayudarte.

Seguramente eres un gran emprendedor y un gran trabajador, pero tal vez tengas que aprender algunas cosas de gestión empresarial y aprender los grande pilares no es complicado, pero debes tener tú el interés y la inquietud de hacerlo. En INCREMPTIA estaremos encantados de ayudarte gratuitamente.

Los datos serán recogidos para gestionar la agenda de contacto para comunicaciones propias del negocio establecido, acciones promocionales por el responsable de los ficheros (ubicados en territorio de la unión europea) que es INCREMPTIA (E27505932). Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad. Puedes consultar, rectificar o cancelar tus datos dirigiéndote al responsable del fichero mediante correo electrónico en la dirección info@incremptia.com.

 

Sin comentarios

Añade un Comentario